Quieres utilizar tu pensamiento estratégico. Juega

¿Quieres utilizar tu pensamiento estratégico? ¡Juega!

CUANDO CONSIGUES UTILIZAR TU PENSAMIENTO ESTRATÉGICO, TODO ES MÁS FÁCIL Y DIVERTIDO. ¡ES COMO UN JUEGO!

 

Al ser humano por naturaleza, le gusta jugar. Cuando juegas, la lucha desaparece, no es algo cansado, desagradable, y aburrido, se convierte en un tablero de ajedrez, de parchís, en un mus, o un juego de la play station…dónde lo importante es participar y aprender más para la siguiente jugada.

 

¿PARA QUÉ SIRVE TENER PENSAMIENTO ESTRATÉGICO?

 

Tener  una visión global del terreno, es fundamental para tomar decisiones más acertadas.

Quienes son los aliados, los enemigos, tus fortalezas, tus debilidades, y tomar conciencia de cómo es la situación de tu campo de acción antes de avanzar, siempre ha sido útil y ahora es más que necesario.

Si estas alerta para lo que pueda ocurrir, estás preparado para las “sorpresas” que las empresas sufren… cambios de dirección, cambios de área, cambios de leyes, cambios de gestión…son las llamadas «Circunstancias» que están pero que no queremos ver

Para que la frustración o el vértigo, no te paralice, te recomiendo que tengas objetivos a corto plazo, sin dejar ver la cima.

El pensamiento estratégico es un instrumento, una aplicación, un programa, una App, que tu cerebro tiene instalado por defecto  y que puedes utilizar  para resolver problemas más complicados y lograr  objetivos.

 

La Clave: “Orientar el Pensamiento Hacia la Solución”

 

Todo estratega tiene que tener una MISIÓN, ¿Y cuál es la Misión del pensamiento estratégico? GANAR

 

LAS 7 CLAVES SON:

 

  1. Preparar la Estrategia
  2. Conocer la Competencia
  3. Conocerse a Sí Mismo
  4. Conocer la Empresa
  5. Conocer el Terreno (el mercado)
  6. Solventar  Puntos Débiles
  7. Explotar  Puntos Fuertes

 

Para poder organizar y planificar mejor tu estrategia y así conseguir tu misión, tu objetivo, es importante que antes te reúnas con tu equipo y entre todos, analicéis los 4 puntos claves de esta Gran Herramienta, que por simple, es más eficaz,D.A.F.O.

 

DOS FASES:

 

A continuación te explico cómo funciona, a través de 2 Fases:

Fase 1: Análisis Interno:

Fuerzas: La experiencia en el sector, el posicionamiento físico, los productos elaborados, la calidad de la materia prima y la Actitud Positiva de tu equipo, pueden ser algunas de las fuerzas que una empresa puede tener.

Debilidades: La carencia de conocimientos, la falta de creatividad, el aumento de los conflictos, o carencias en la comunicación, son algunas de las debilidades más comunes que me encuentro en las empresas con las que trabajo.

Fase 2: Análisis Externo:

Oportunidades: Tendencias económicas, políticas, tecnológicas…, así como las nuevas necesidades sociales que pueden beneficiar a una empresa en el presente y en un futuro.

Amenazas: Son todos aquellas situaciones, competencias, hechos y acciones que pueden afectar o restar efectividad a las acciones que se realizan y que nosotros no podemos hacer nada por remediarlo. Si nos avisaran de que un desastre natural se avecina, habrá que prevenir cuando y como, para evitar un desastre mayor.

 

 Toda Estrategia debe estar Planificada con Antelación,        

   No puede Ser Ni Espontánea, Ni Improvisada.

 

 Antes de realizar el DAFO, tienes que establecer un tiempo de ejecución, no más de Hora y media, focalizar en cada uno de los cuadrantes, unos 20 minutos, para que las conversaciones no se dispersen en temas que no son relevantes.

Una vez que tengáis la “Foto a vista de pájaro” lo más importante es que empecéis a hacer planes de acción.

Focaliza y Potencia las Fuerzas & Oportunidades, para así minimizar el impacto de las Debilidades & Amenazas.

Si quieres obtener mejores resultados trabajando en equipo, utilizar nuevas herramientas que facilitan el trabajo y ayudan a la motivación de todos, es la solución a muchos de tus problemas.

 

Si tú conoces al enemigo y te conoces a ti mismo, entonces no debes temer el resultado de cien batallas. Si te conoces a ti mismo pero no al enemigo, por cada victoria ganada también sufrirás una derrota. Si tú no conoces ni al enemigo ni a ti mismo, sucumbirás en la batalla.

Sun Tzu

 

No Comments

Post A Comment