¿Cómo utilizas tu hacha? Una estrategia para vivir con motivación

¿Eres de esas personas que trabajan y  trabajan , sin motivación, sin ver  los resultados que espera?

¿ Haces lo mismo que hacías y antes te funcionaba, pero ahora no sabes que pasa ..?

¿ Te sucede que cuanto más te empeñas, menos consigues…?

Si quieres poner soluciones en tu día a día para tener más motivación y saber transmitirla a tu equipo, te sugiero que leas este cuento corto y sencillo, estoy segura que te hará reflexionar para conseguir más y mejores resultados 🙂

Cuento del leñador: 

Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en un aserradero. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún; por lo tanto, el leñador se decidió practicar toda su experiencia.

El primer día al presentarse al capataz, éste le dio una sierra y le designó una zona de trabajo. El hombre entusiasmado salió al bosque y en un solo día cortó dieciocho árboles.
-Te felicito, le dijo el capataz; sigue así.

Animado por las palabras del capataz, decidió mejorar su propia marca, de tal modo que esa noche se fue a descansar bien temprano.

Por la mañana se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo el empeño, no consiguió talar más que quince árboles.

Triste por el poco rendimiento, pensó que tal vez debería descansar más tiempo así que esa noche decidió acostarse con la puesta del sol. Al amanecer se levantó decidido a superar su marca de 18 árboles. Sin embargo, ese día sólo cortó diez.

Al día siguiente fueron siete, luego cinco, hasta que al fin de esa primera semana de trabajo sólo cortó dos. No podía entender qué le sucedía ya que físicamente se encontraba perfectamente, como el primer día.

Cansado y por respeto a quienes le habían ofrecido el trabajo, decidió presentar su renuncia, por lo que se dirigió al capataz al que le dijo:

– Señor, no sé qué me pasa, ni tampoco entiendo por qué he dejado de rendir en mi trabajo.

El capataz, un hombre muy sabio, le preguntó:

– ¿Cuándo afilaste tu hacha la última vez?

– ¿Afilar? Jamás lo he hecho, no tenía tiempo de afilar mi hacha, no podía perder tiempo en eso, estaba muy ocupado cortando árboles…

Incluido en el libro Cuentos para pensar de Jorge Bucay.


¿Qué te ha parecido?

¿Cuando la afilaste tú?

La moraleja del cuento es sencilla, por mucho que te  esfuerces, si no encuentras tiempo para planificar y ajustar acciones, acabarás con el síndrome del BOMBERO, es decir, iras APAGANDO FUEGOS, y la sensación que tendrás al terminar el día es que no has hecho Ná de Ná .

“Hay que Parar para Reflexionar, Analizar y  saber que  estás  haciendo , así averiguarás como potenciar  Tu Tiempo y Energía, tu Motivación depende de ello ”.

 @ AQaldas.com

Si hay un denominador común en las empresas, líderes, y equipos con los que trabajo, es la falta de tiempo para hacer todo lo que quieren y la clave está en hacer un alto en el camino, «Afila tu hacha», piensa, donde estás y hacia dónde vas, ajusta métodos y procesos ,recuerda «Menos es Más» y sigue adelante .

En un mundo de velocidad máxima y cambios constantes, es difícil hacer ver a las personas que deben parar para continuar con fuerza y por eso lo más efectivo es contarles un cuento, la mente lo entiende mejor, ¿ Y tú ..? ¿Te animas a afilar tu hacha..?

Ana 

aqaldas.com  

(c) Copyright 2014. Ana Caldas

Publica mis artículos: Puedes hacerlo si incluyes mi nombre, enlace activo hacia mi web y la siguiente información.

Ana Caldas, «La Coach de los líderes del siglo XXI», te enseña técnicas para sacar lo mejor de ti y de las personas a las que lideras. Si quieres gestionar  equipos de personas, con inteligencia emocional, pensamiento positivo, orientados  a objetivos, al desarrollo de las capacidades y a la mejora continua, obteniendo mayores beneficios y más calidad de vida.

Visita ahora, https://www.aqaldas.com/ para más tips gratis.

No te pierdas el artículo de la próxima semana…

No Comments

Post A Comment